Todo ciclo tiene un final

Y creo que el de este blog, como blog personal, ha llegado.

Todo cambia, y mi vida ha cambiado. He crecido muchísimo, y he aprendido muchas cosas.

El blog me ha regalado mucho, experiencias, momentos, gente… pero siento que ya no da más.

Ahora también cambia, por fuera y por dentro. Verán tal vez algunas imagenes, fotografías, no sé aun que haré con el…

Gracias a todos los que han rondado por aqui.

Del temblor…

Yo no solía asustarme con los temblores, hasta anoche. Lo sentí muy fuerte. Estaba viendo la tele cuando empezarron a crujir los muebles y me sentí mareada, pensé que era por el dolor de cabeza que traía, hasta que sentí el jalón y mi cama empezó a golpear la pared, al levantarme miré como la ropa del closet se balancaba muy fuerte, y salí corriendo. Al abrir la puerta tronó un transformador y se oyó un zumbido re feo… creo que eso fué lo que más me asustó.

Me imagino y me muero de la risa, ahorita, anoche estaba muy asustada. Yo creo que si laguien me hubiera visto también se caga de risa… salí de mi cuarto y vi el relampagote del transformador… yo creo que grité y salí disparada al cuarto de mi mamá, ella se estaba levantando y me aventé a abrazarla… llorando del susto 😦

Ya nos tranquilizamos entre las dos y sopas! que vuelve a tronar el transforamdor con el relampagazo! No se si el mismo u otro… y soneo el teléfono con mi tía chillando de nervios también en su casa, solita. Mi chango me mandó mensajito y hablamos un ratito. Ya me quedé en la recámara de mi mamá, sin luz, escuchando un radiecito de pilas. Al saber que no había pasado nada, nos acostamos, aunque las dos tardamos mucho tiempo en poder dormirnos. Y luego el segundo también lo sentí, pero ya estaba medio dormida entonces no me asusté tanto.

Que feo, de verdad que ahora si lo viví muy fuerte. Si me dió mucho miedo. Pero en fin, nada grave. Eso es lo importante.

Dicotomía

Se define a la dicotomía como “La partición oculta de los honorarios entre dos o más médicos o entre médicos y miembros de otras profesiones sanitarias, con el objeto de obtener ganancias económicas”.

Este problema, al parecer, es muy común en México. Y nuevamente, la mayoría de nosotros lo ignoramos hasta que nos sucede o le sucede a alguna persona conocida.

Tengo muy grandes sospechas de que he sido víctima de este problema, además de haber tenido un diagnóstico mal hecho. Un especialista en neurocisticercosis me ha confirmado que todos mis estudios son normales y no hay ningún indicio de que padezca o haya padecido la enfermedad. Así que, además de abusar de manera económica, éste médico nos metió, a mi y a mi familia, un gran susto.

Afortunadamente no soy de las que se queda cruzada de brazos. Desde el momento en que me diagnosticó, estuve leyendo, investigando, y hasta me compré un libro. Busqué la asesoría de un experto y con su ayuda me dí cuenta de que fuí mal diagnosticada, además de confirmar mis sospechas debido a todas las irregularidades en mi tratamiento y estudios que me mandó a hacer.

Ahora he levantado una inconformidad ante la CONAMED, para que se le de el seguimiento necesario y con el objetivo de que se sancione al médico que me ha causado tantos dolores de cabeza (además de los que ya tenía que por cierto, no se me han quitado).

Regresando al caso de dicotomía, a partir del mes de marzo, esta práctica anti-ética y anti-profesional está siendo sancionada por la Ley de Salud:

“Los laboratorios médicos tendrán prohibido pagar comisiones a los médicos por cada paciente que envíen a realizarse estudios en sus instalaciones, de acuerdo con las reformas a la Ley General de salud que aprobó en Senado.

Los médicos que incurran en esa y otras prácticas deshonestas serán sancionados hasta con 2mil salarios mínimos (unos 80 mil pesos), y en caso de reincidencia se les podrá retirar su licencia para ejercer la medicina.

El pago que realizan laboratorios médicos a los doctores para ganar más clientes (la dicotomía) es una práctica muy extendida en México, y provoca entre otras cosas que los médicos ordenen a sus pacientes realizarse estudios que realmente no necesitan”.

Así que, si ustedes saben o conocen de algún caso similar a lo que citan los párrafos anteriores, por favor no se queden cruzados de brazos y denuncien ante las autoridades correspondientes, en este caso la CONAMED, para que se castigue a quienes siguen abusando de sus pacientes de ésta o alguna otra forma.