Tercera llamada

Fuí a la función de Cempasúchil y terminé bañada en lágrimas. Si, soy una chillona de lo peor. No había visto la obra, sabía mas o menos de lo que trataba pero nunca pensé que me impactara tanto, hubo un par de escenas que no entendí… hasta el final. Me atrapó desde el principio, cuando Pedro en medio del escenario, después de tocar la armónica y la guitarra (aaaamo las armónicas) voltea hacia el frente y casi gritando dice: “¿Verdad que esta vez si vienes, cabrón?”

Y de ahi pa’l real, la música en vivo, los diálogos, las actuaciones. Sé (y ya lo he dicho muchas veces) que soy muy fácil de impresionar, que hay muchas pequeñas cositas y detalles que me emocionan a grados inimaginables.

El tema: el amigo que se fué, me trajo muchos recuerdos, muchas caras a mi cabecita… y la gotita que derramó el vaso y con la cual neta me solté a llorar a moco tendido, fué cuando empezaron a sonar los acordes de ésta canción. Nomás volteé y le dije a Mono: no mames!! yo conozco esa rola!!

Me encantó!!! si la intención del buen teatro es causar una reacción en el público, la causó conmigo sin lugar a dudas, y sé que en los demás también, de repente volteaba a ver a Mono y al Árbol y, igual que yo, estaban clavadísimos. No fué por nada el graaaannn aplauso que les dimos al terminar la función, a los tres actores que participaron: Pedro Sandoval, Adriana Romero y Rocío Meneses. Y gracias también a Max y a Black Star por haber ido también =D Ojalá les den la oportunidad de presentar de nuevo la obra, o de hacer una temporadita por acá.

Ya que había acabado la función, salimos al cafecito a esperar a Pedro (tenía muchas ganas de darle un graaaan abrazo, ya lo extrañaba) y llegaron (mas vale tarde que nunca) Marian y Pau con Loreta, y las chicas que trabajan con ellas. Y a seguir la fiesta!! como no!! Nos lanzamos al Mesón del buen Tunar, en el centro de Coyoacán. Tenía mucho que no veía a Marian y a Pau y no se podía acabar tan temprano, pues…

Ahi estuvimos, platicando, echando relajo, quitándonos miedos y bebiendo cerveza… Mono se despidió temprano, no sin antes echarse una bailadita a un lado de la mesa, y pos que la sigo, y pos que de repente todos en el bar empiezan a gritar ea! ea! ea! jajajaja!! y yo rooooja roja, y la Mono baile que baile =P cagadisimo. Y es bien sabido por los que me conocen que con unas chelitas encima me sale lo sociable así que pos ni cuenta me di cuando de repente ya estaba sentada yo en la mesa de al lado con dos chicos que estaban ahi, que resultaron ser un abogado y un Arquitecto Colombiano, jaja! y pos se unieron a las viejas (excepto el buen Arbolito, jeje) y ya estabamos chupando todos muy divertidos juntos, (ahi en el flickr hay algunas fotos).

Salimos del Bar cantando como locas en Coyoacán, se despidieron los adjuntados, y nos juimos a dormir, o a intentar dormir! porque cinco viejas juntas en mi recámara fuimos un desmadre, tanto que hasta mi madre se levantó a ver que pedo (y espero que ya se le haya bajado el coraje, jaja) y ya ni el reloj vi, pero seguramente dormí muy muy poquito tiempo porque estoy que me caigo de sueño, pero valió la pena =P

Y aqui dejo una fotito de todas las viejas juntas, con el suertudo =D

Arrrrancannnn!!!

Vaya, pues este fin de semana comenzó muy temprano y con muchas aventuras en muy poquito tiempo.

Primero, un cafecito con el buen Iceman que estuvo unos días de visita en el df, al que llegaron también bunas amigas que tenía rato de no ver: Alice, Espiral, Skene y Mono (bueno, a ella cada vez la veo mas, jeje). Platica a gusto… chisme de viejas (pobre Iceman, jaja) y de ahi…

Al Malverde a saludar a un amigo, una cervecita, y al salir, temprano, para chambear mañana, resultó que el coche echaba un humo espantoso y chorreaba anticongelante. Un ratote intentando arreglarlo con los chavos del valet y nada. En eso un señor y un chico que estaban ahi, se acercaron para ver que pasaba… aconsejaron a Mono llamar al seguro para pedir una grúa y así lo hicimos, y resultó que este señor, amigo de los socios del Malverde, vivía muy cerca de mi casa así que me trajo hasta acá.

Es extraño, siempre que algo me pasa, es como si tuviera a mi angelito a un lado, se resuelve de las formas más extrañas. Esta vez, confiar en un desconocido (no tan desconocido pues era amigo de nuestros amigos). Yo no sé, pero tengo esa extraña facultad para sentir vibras en las personas, si hubiera sentido algo -un mínimo- de desconfianza no me hubiera subido al auto con él, pero al contrario, super amable desde el principio (además de que su sobrino estaba echo un cuero, y queee voz!!! o no Monito? jajaja, ya lo he dicho: no tengo remedio). Venimos platicando todo el camino y resultó que además de los socios del Malverde, conoce también a muchos amigos más, trabajó en el pueblo donde yo crecí y es dueño de una cadena de restaurantes de comida japonesa (y con lo que me gusta el sushi a mi).

En fin, me dejó en la puerta de mi casa y ahora estoy sana y salva aqui, Monito se quedó con los chicos en el bar, esperando a la grúa y nos espera una laaaaargo y divertido fin de semana: jueves en la obra de teatro de Pedro y seguramente iremos a festejar a algún lugar saliendo del teatro. Viernes de antro con Mono y Vero, Sábado comida familiar (vienen mis tíos de Veracruz, de Cuernavaca y mi hermano por lo que habrá casa llena) y en la noche al Bulldog a ver a la Gusana Ciega!! y el dominguito con toda la familia al Azteca al juego de San Francisco contra los Cardenales!!

Esta vez necesitaré energía extra así que mientras, ya me voy a dormir!!

El Corrido porno

Ya que tanto lo pidió Vale, jaja… y pa que todos la disfruten, si pueden en vivo este jueves a las 9 en el péndulo de Zona Rosa en el último concierto de la temporada (yo no puedo ir esta vez porque voy a la función de “Cempasúchil”); ahí dejo la letra del “Corrido Porno”, de Leti Servín, que tal vez tenga una que otra palabrilla mal, pero es que solo tengo una grabación medio chafa de celular para sacarla 😛

La primera frase es algo así como “Me metí con un billeteeeeee”…

y de ahi:

tenía ganas de chupar.
lo ví salir del retrete, acomodándose los huevos al pasar.

Me dijo: Nena, tienes buenas papaaaaaaas.

Me dijo: Nena, tienes buenas papaaaaaaas.

You have a beautiful ass, i wish i had a woman like youuuuuu.

Y esos ojitos chiquitos, bonitos, vieron pa acá.
¿de onde sacaste esos bigotitos? quiero probar…
me (–no le entiendo–) pero de inmediato me contestó:
Ponganme un (–same–), pagame un trago que bailaré (o algo así :P)

Cuando acordé, ya estaba hasta las manos
en un hotel, llamado “Siete Enanos”
mi Blancanieves, arriba del ropero
amenazaba con levantar el vuelo.

Engarróteseme ahiiiiiii!!! No se mueva!!

Engarróteseme ahiiiiiii!!! No tenga pena!!

Le gustaba le dijera porquerías al oído mientras rechinaba el colchón,
me abrazaba con sus piernas y gemía cual sirena en callejón,
cacareaba la gallina mordisqueándome el cogote…
llamame Marta! me pedía en cada rebote.

Ayyyy ay ayyy!! que alegría!!!

Ayyyy ay ayyy!! lo que yo quería!!!

Ahora si, papacito, bizcochito, prestame tu bigotito, lubricame con saliva,
si me besas la conchita suavecito yo también me vengo para arriba!!
que bien me vienen esos vaivenes, si los mantienes producirán
un gran orgasmo que hará temblar toda la ciudad!!

Me dijo: Nena, tienes buenas papaaaaaaas.

Me dijo: Nena, tienes buenas papaaaaaaas.

You have a beautiful ass, i wish i had a woman like youuuuuu.

Y me gustan esas noches

Anoche por supuesto que fué una noche de esas… no pude conciliar el sueño hasta pasadas las tres de la mañana, de ahi mi mal humor de lunes tempranero. Noche medio depre, medio triste, y de mucho pensarle…

Me di cuenta de algo, que ya había estado dando vueltas en mi cabeza desde hace tiempo pero no lograba aterrizar: añoro tanto esa relación, extraño tanto a Alonso, me la paso pensando que tal vez algún día podamos volver a estar juntos precisamente porque todo fué demasiado rápido, el reencuentro, la relación, la sopresa y el abandono, todo mientras duró fueron miel sobre hojuelas… una relación ideal, nos conocimos suficiente para entender muchas cosas, pero hizo falta convivencia, hizo falta que surgieran las cosas que surgen con el tiempo, los malos ratos (aunque al final fueron muchos malos ratos, pero no causados por nosotros, claro). Y se tomó una decisión. Entiendo que por todo esto idealizo tanto esa relación, y la extraño. Pero las cosas pasaron por las decisiones que tomamos todos… y ahora la realidad es esta… y no estamos juntos. Y tal vez nunca lo volvamos a estar, aunque he vuelto a abrir un poquito esa puerta… y no se qué tan bueno o malo pueda ser.

Por otro lado he podido conocer gente linda, gente poca madre, gente que ha valido mucho la pena y gente que no tanto… pero nunca he podido entregarme así, hay algo que se quedó ahi, y que no he podido recuperar. Y no se me hace justo engañarme ni engañar a nadie. Es clarísimo darte cuenta cuando alguien simplemente no es para ti, por incompatibilidad de caracteres, de gustos, de aficiones… pero ohh si, una es muy terca, y aunque a veces cuesta trabajo, es dificil aceptar y decirte a ti mismo: ya ni le muevas, esto NO VA A FUNCIONAR.

En fin… van ganando mis Broncos!!! Come on Denver!!! Wohoooo!!!

Odio los lunes!!!

Como Garfield…

Hoy estoy de lo más antipática, antisocial y mamona que he estado en mucho tiempo.

No quiero hablar con nadie, ni que me hagan pl’atica, y odio que esten parados junto a mi nomas viendo a ver que chingaos hago…

Hoy odio a todos!!! ya me quiero ir a encerrar a mi recamara… pero el dia apenas empieza… arrrgghhh!!!

Una noche de esas…

Siento que esta noche será una de esas…

Una de esas en las que la incertidumbre no me dejará dormir, una de esas en las que pienso en lo que es, en lo que ha sido y en lo que puede ser…

Una de esas en las que no me deja en paz una llamada de hace unas horas, en las que el corazón late a pesar del tiempo, la distancia y las circunstancias, y que pone en duda todo lo demás… como siempre lo ha hecho desde aquella noche en que todo cambió tan de repente.

Una de esas en las que será difícil conciliar el sueño y evitar que las lágrimas escapen… pero que se también que dejarán salir cosas que hacen daño allá adentro, y mañana será un día nuevo para volver a soñar.

Y a pesar de todo… me gustan estas noches.

Cempasúchil

Hoy al leer mi correo, me dió muchisimo gusto encontrarme un mail donde un amigo que quiero muchísimo me invita a la presentación de una obra de teatro el jueves.

Pedro Sandoval, con el grupo de teatro Cíngaro, presentan en Coyoacán, la obra de teatro “Cempasúchil” la cual se montó cuando estuvieron en el 2003 en Ecuador.

TrackBack

Al parecer es la única presentación que se hará de la obra, así que sería un apoyo increíble si toda la gente chida que conozco por aquí pudieran ir a disfrutar del espectáculo y así apoyar también a los muchachos, y conocer las cosas bien hechas que se están haciendo por acá.

La cita es este jueves 29 de septiembre, a las 19:00 hrs, en el Foro Rodolfo Usigli de la escuela de la SOGEM, en Coyoacán, Ciudad de México. Entrada libre.

Más información sobre el montaje en: Cempasúchil. Cíngaro Teatro.

El croquis del lugar:

TrackBack

A que suena??

Cuando busco el verano
en un sueño vacío
cuando te quema el frío
si me coges la mano

Cuando la luz cansada
tiene sombras de ayer
cuando el amanecer
es otra noche helada

Cuando juego mi suerte
al verso que no escribo
cuando solo recibo
noticias de la muerte

Cuando corta la espada
de lo que ya no existe
cuando deshojo el triste
racimo de la nada

Solo puedo pedirte que me esperes
al otro lado de la nube negra
allá donde no quedan mercaderes
que vendan soledades de Ginebra

Al otro de los apagones
al otro lado de la luna en quiebra
allá donde se escriben las canciones
con humo blanco de la nube negra

Cuando siento piedad
por sentir lo que siento
cuando no sopla el viento
en ninguna ciudad

Cuando ya no se ama
ni lo que se celebra
cuando la nube negra
se acomoda en mi cama

Cuando despierto y boto
por el miedo de hoy
cuando soy lo que soy
en un espejo roto

Cuando cierro la casa
porque me siento herido
cuando es tiempo perdido
preguntarme que pasa

Solo puedo pedirte que me esperes
al otro lado de la nube negra
allá donde no quedan mercaderes
que vendan soledades de Ginebra

Al otro de los apagones
al otro lado de la luna en quiebra
allá donde se escriben las canciones
con humo blanco de la nube negra