Historias de Vampiros

En mis pasados escasos días de vacaciones de fin de año, me puse a leer un libro que acababa de comprar. Se trata de “Crepúsculo”, de Stephenie Meyer.

Hace un buen rato que un libro no me aptrapaba así, tanto que lo leí en dos días… no podía soltarlo! Es una cursi e interesante historia de una chica que se enamora de un Vampiro en un pueblito lluvioso. Me re-descubrí cursi y romántica, y renació mi olvidado interés por las historias de Vampiros.

La verdad, he leído poco y creo que lo que conozco es lo típico y “cliché” de los vampiros, pero quiero leer más. Sé que la clásica escritora de novelas de vampiros es Anne Rice, aunque no he leído nada de ella. Lo haré este año. Y si saben de algún otro autor interesante sobre este tema, les agradecería que me dejaran los datos en los comentarios.

Me encanta imaginarme al Vampiro estúpidamente atractivo (obviamente este atractivo en mis pensamientos se ajusta a lo que es atractivo para mi); misterioso, seductor, de cuerpo fuerte y atlético, mirada penetrante, bueno, mi mente puede volar muy alto pensando en mi vampiro ideal… y la verdad, el personaje de Edward en el libro de Meyer me gustó mucho.

Se supone que Crepúsculo es el primer libro de una trilogía, asi que estaré pendiente de la salida del segundo (este año) y del tercer libro, que seguramente devoraré como el primero.  

Anuncios

Antes me gustaba…

Ahora podría enamorarme de el, aunque seguro sufriría mucho! jajaja

Hablo de Joaquín Sabina 😀

327248922_2acc65b117.jpg

Me leí el libro en 4 días, y me encantó!! Y lo leí lento!, sacrifiqué mucha velocidad por comprensión, antes de leer este libro había estado leyendo libros que ya había leído años atrás, y andaba sobre las 1200 palabras por minuto. En este, leí mas o menos como a 700 ppm… quería entenderle, quería disfrutarlo y no hacerlo como mero ejercicio del curso, y vaya que lo hice!!!

Me encantaron los capítulos donde habla de sus padres, de sus mujeres y de sus hijas, en los que habla de política no les entendí mucho, y es que yo de política y más de política española, (o cubana o venezolana), no se mucho, y a pesar de que el libro está lleno de citas donde Javier Meléndez (el biógrafo) explica el contexto, no me llamaba mucho la atención.

Pero cuando habla de su familia, de su abuelo!!! de sus hijas, de las 5 mujeres (sólo 5!!!) que han marcado su vida… me deshice de emociones, casi lloro, reí mucho, me imaginaba su voz mientras leía sus palabras, su acento, sus canciones… en fin, tremenda biografía ésta.

Ahora buscaré todos y cada uno de los libros que ha publicado, para bebérmelos también y disfrutarlos igual que este 😀

Cito una frase que me fascinó:

Los viejos que leen son infinitamente más felices que los que no leen. la gente que lee es infinitamente más rica que los ricos que no leen”

Consejos

Hace unas semanas terminé de re-leer Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.

En las últimas paginas, hubo un párrafo que me encantó, cuando uno de los vagabundos recuerda las palabras que le dijera su abuelo:

Llena tus ojos de ilusión -decía-. Vive como si fueras a morir dentro de diez segundos. Ve al mundo. es más fantástico que cualquier sueño real o imaginario. No pidas garantías, no pidas seguridad. Nunca ha existido algo así. Y, si existiera, estaría emparentado con el gran perezoso que cuelga boca abajo de un árbol, y todos y cad uno de los días, empleando la vida en dormir. Al diablo con eso -dijo- sacude el árbol y haz que el gran perezoso caiga sobre su trasero.

Me gustó, creo que esos consejos pueden plicarse para muchas cosas en la vida.

PD. Este post lo escribí desde el CIE, donde anduve hoy de metiche :P.

Stephen R. Lawhead

Cuando estaba en la preparatoria, mi maestro de Química, en buen Gus Gus (qué habrá sido de el?) se dió cuenta de mi gusto por la lectura y me regaló un libro que en aquel entonces me gustó mucho. Lo leía durante los recesos (antes de que hiciera su clásico comentario de: dime un número del uno al 20, o al 10, o al 35, dependiendo de cuánta gente se le antojaba tener el el salón de clases y todos saliéramos corriendo al salón. El numero que decían era el numero de alumnos que entraban después de él y nada más 😛 jaja… lindos recuerdos de mi prepa)…

Pero decía que Gus me regaló un libro que en aquel entonces me atrapó, se llamaba Taliesin. Hablaba de la Atlántida y de otro país (Britania) donde se desarrollaban dos historias que al final se juntaban. Lo leí en una semana, me lo bebí con muchas ganas y entusiasmo pero en aquel entonces los estudios también ocupaban gran parte de mi tiempo. El libro lo presté a un amigo y nunca supe mas de él.

Hace un par de años, paseando en una librería (el péndulo de Santa Fé, todavía lo recuerdo). Me volví a encontrar con ese libro. Sólo con la portada lo identifiqué y me trajo muy buenos recuerdos. Lo compré. Lo tuve en mi librero unos meses mientras terminaba de leer algunos otros libros. Hasta que un día lo ví y decidí leerlo de nuevo. Y no imaginé con lo que me iba a encontrar. Recordé perfecto cada uno de lo capítulos, los personajes y la historia. Y al terminar, noté que era sólo el primer libro de una serie. Investigué y vi que la serie constaba de 5 libros: Taliesin, Merlín, Arturo, Pendragón y Grial y juntos formaban el Ciclo Pendragón de Stephen R. Lawhead. Compré el segundo y le pasé Taliesin a Altamar, para que también lo leyera. (Hoy Altamar está leyendo Merlín, y mi mamá Taliesin :P)
Ahora me encuentro enfrascada leyendo el tercer libro del ciclo: Arturo. En aquellas épocas preparatorianas nunca me imaginé que este libro que leía continuaría y ahora me encontraría leyendo sobre la historia de Inglaterra, el Rey Arturo y el Mago Merlín. Estoy realmente fascinada con la serie. El género de los libros es literatura fantástica, pero algo ha de haber tomado de la verdadera historia de Inglaterra y el Rey Arturo si es que existió. No sé si hay evidencia real de que éste personaje haya existido o sea sólo parte de la historia, mitología ó fantasía de Inglaterra. Pero los libros están muy buenos (si te gusta la literatura fantástica); llenos de personajes maravillosos, guerreros valientes y leales, batallas sangrientas, héroes y magos, así como los antagonistas perversos que siempre buscan derrotar al héroe.

Estoy por terminar el tercer libro y aún me faltan dos más, y su autor, Stephen R. Lawhead, ya se ha ganado un lugar en mi biblioteca y en mis gustos literarios. Seguiré leyendo sus libros seguramente.

Si buscan en internet información sobre Taliesin, Merlin o Arturo, encontrarán miles de historias míticas y leyendas sobre ellos, unas que se parecen a la historia de los libros y otras muy distintas, pero todas interesantes y que a mi me llaman mucho la atención. Amo la literatura fantástica.

Ella sigue de viaje

Me encontraba ayer tranquilamente papaloteando en un Sanborns, hojeando revistas y checando que había de nuevo en libros cuando me topé de frente con un rostro conocido en uno de ellos y cayeron de golpe mil recuerdos en mi loca cabeza.

Y era él y su nuevo libro de cuentos. Y el recuerdo en especial de aquella tarde en el bar de sanborns en coyoacán, donde me leyó el borrador de “El cielo de Néuquen” y me comentó que se lo dedicaría a Daniela (te extraño Dany).

Y pongo su nombre en google y me avienta un montón de buenas noticias de Luis Felipe, entre ellas que este jueves 11, a las 7 de la tarde, presenta su libro allá en la sala de lectura del Instituto de Cultura de Baja California, en Tijuana, (entrada libre). Y el viernes 12, a la misma hora, en Ensenada Qué lástima que estoy tan lejos, pero desde acá, donde quiera que ahora estés, y por los buenos recuerdos, un abrazo grandotote y mil felicidades por el nuevo hijito. Al rato voy por el.

Si tienen oportunidad de conseguir cualquiera de los dos libros y leerlos, no se van a arrepentir 😉 “Todos santos de California” es buenisimo y el nuevo debe ser mejor. Y si alguien que ande por aquellos lugares se lanza a la presentación, por favor… denle un gran abrazo de mi parte.

La Paloma de los Jueves

Ayer fué noche de Péndulo, y como siempre, estuvo genial. Además de que fuí feliz porque por primera vez en esta temporada pude llenar mis dos mesas, que tengo reservadas desde tempranito todos los jueves, hasta adelantito y al centro pa disfrutar el show siempre en primera fila… y hasta tuvimos que juntar otra mesa porque ya no cabíamos!! Y además esta ocasión el lugar estuvo a full Yeiii!! y lo más chido es que los que nunca habían ido antes, salieron muy contentos como pasa siempre. O no??
Mis brujas son la neta, y como cada jueves, invitan algunos otros músicos a echarse el palomazo con ellas y esta vez, le tocó a Miguel Inzunza Papitooooo!!! que bonito cantaaaaas!!! jajajaja!!! Buen taco de ojo pa las chicas, y neta, toca y canta muy, muy chingón.
Anduvo también por ahí Genaro Patraca, que yo no lo conocía, pero Skene hizo el favor de presentarme, y me dijo que es de los “hijitos” de Rodrigo Solis, choreros ambos. Y se reventó sus choritos junto a Leti en la guitarra. Chido también.

Más tarde platicaba con Raul y me preguntaba que cómo conozco tantos músicos. Le contesté que fué a raiz de mi amistad con la banda de Toluca, que comencé a conocerlos, a ir a los toquines, a acercarme a ellos, y a todos los quiero un chingo y nunca, nunca me cansaré de recomendarlos y de invitar a medio mundo a las tocadas y conciertos. Es algo que disfruto y que me encanta que disfruten los demás.

Al llegar al Péndulo, saqué uno de los libritos que cargo en mi bolsa en estos días, y aunque he leído algunos cuentos saltaditos, me puse a leer la introducción. El libro es “El hombre Ilustrado” de Ray Bradbury. Y al comenzar, habla de un camarero de Paris, con el que sostenía una plática:

Trabajo de diez a doce horas, a veces catorce -me dijo- y después a medianoche me voy a bailar, bailar, bailar hasta las cuatro o cinco de la mañana, y me acuesto y duermo hasta las diez y luego arriba a las once a trabajar diez o doce horas y a veces quince.
-¿Cómo consigue hacerlo? -le pregunté.
– Fácilmente -dijo-. Dormir es estar muerto. Es como la muerte. Así que bailamos, bailamos para no estar muertos. No queremos que eso ocurra.

Después, explica un poco cómo es que escribió algunos de sus cuentos y libros, para terminar la intro con este párrafo:

Termino como comencé. con un amigo camarero parisiense, Laurent, bailando toda la noche, bailando, bailando.
Mis melodías y números están aquí. Han llenado mis años, los años en que rehusé morirme. Y para eso mismo escribo, escribo, escribo, al mediodía o a las tres de la mañana.
Para no estar muerto.

Eso!!! eso es lo que tal vez debería responder cuando todos me preguntan ¿Como le haces para aguantar tanto? ¿Qué haces para tener tanta pila? ¿Para no dormir? Y es eso! Amo lo que hago (aunque laboralmente no esté tan contenta) Amo estar con mis amigos. Amo la música. Amo escribir en el blog. Y tampoco quiero morir. Creo que todos deberíamos encontrar eso que nos haga no querer morir. Y disfrutar y vivir la vida que nos tocó -y que nos vamos construyendo día a día- al 100.

Hay que buscar con el corazón

Pero eso no me tranquilizó. Me acordé del zorro. Uno se arriesga a llorar un poco si se deja domesticar.
Antoine de Saint-Exupéry

Hoy, después de muchos, muchos años volví a leer “El Principito”.

Lloré a cántaros, no recordaba, no recordaba el libro, no recordaba lo que decía, todo lo que te enseña, todo lo que significa… me acordé de tantas cosas, recordé mi infancia, el pueblo, los juegos, a mi abuelo, recordé los sueños que solía soñar, recordé que los adultos eran personas complicadas -como ahora lo soy yo también- recordé cuántas veces me he dejado domesticar y cuánto me ha dolido el separarme de todos(as) ellos(as), cuánto los he necesitado, recordé a Antoine, -tenías razón, es el mejor libro que he leido-

Hoy lo leí con otros ojos, hoy lo leí y lloré, lloré mucho.

Porque como dice en la dedicatoria: “Todas las personas mayores fueron niños alguna vez, pero pocas lo recuerdan”.

Hoy quisiera regresar en el tiempo y ser una niña otra vez…

Señales de humo

Cuando estás en el filo de lo oscuro
y le rindes honor desde tus huesos
cuando el alma purísima del ocio
pide socorro al universo inútil
cuando subes y bajas del dolor
mostrando cicatrices de hace tiempo
cuando en tu ventanal está el otoño
aún no te despidas/ todo es nada/
son señales de humo/ apenas eso

tu mirada de viaje o de desiertos
se vuelve un manantial indescifrable
y el silencio/ tu miedo más valiente/
se va con los delfines de la noche
o con los pajaritos de la aurora/
de todo quedan huellas/ pistas/ trazas
muescas/ indicios/ signos/ apariencias
pero no te preocupes/ todo es nada
son señales de humo/ apenas eso

no obstante en esas claves se condensa
una vieja dulzura atormentada
el vuelo de las hojas que pasaron
la nube que es de ámbar o algodón
el amor que carece de palabras
los barros del recuerdo/ la lujuria/
o sea que los signos en el aire
son señales de humo/ pero el humo
lleva consigo un corazón de fuego

Mario Benedetti, Buzón de Tiempo.

Para ti… te quiero Car… y no importa, todo está bien.

El amor dura tres años

Es el título de un libro que hoy, en el camino de casa al trabajo comenzé a leer (gracias Sera) y que con las 45 paginas de 161 que tiene me ha atrapado ya. –Defectuoso: si sigues en tu periodo azul deberías leerlo- Está confirmando mi aversión por el matrimonio y el estilo de Frédéric Beigbeder para narrar en esta novelita me fascinó. Precisamente Sera me prestó el libro porque su estructura le recordó mucho la de un blog: pequeños capítulos de no mas de cuatro páginas y que juntos le van dando forma a la novelita. Cool!!
Un pequeñisimo fragmento que me gustó especialmente fué este:
“Luego, anduve solo por Copacabana, con el corazón roto, bebí, abandonado como nunca ndie lo fué, veinte caipiriñas, sintiéndome como un montón de mierda, injusto y monstruoso. Iba a convertirme en una especie de gélida piedra. Por primera vez desde hacía decenios, llovía la noche de fin de año en Río. Castigo divino. Arrodillado sobre la arena, entre los ensordecedores tambores de la samba, yo también empecé a llover.”
En fin… recomendable, muy recomendable… en especial para los que como yo, hemos empezado a dudar que en verdad el amor existe. Más referencias aqui