Un gran logro como mamá y el mejor regalo para mi hijo

Hace unos minutos mi Gabriel cumplió 6 meses de edad, el tiempo ha pasado muy rápido, hemos aprendido mil cosas juntos, ser mamá es lo mejor que me ha pasado en la vida, un sueño que se hizo realidad y que disfruto día a día con mi bebé junto a mi.

Hoy también celebro algo que pensé que sería más fácil lograr pero tuvo sus complicaciones y dificultades, hoy también cumplimos 6 meses de Lactancia Materna Exclusiva. Y se que es el MEJOR REGALO que pude hacerle a mi hijo y que le servirá para toda la vida, parafraseando a Carlos González 😉

Y no fue fácil…

Todo comenzó cuando en el hospital, Gabriel no pudo prenderse a mi pecho. Yo pensé que sería fácil, que por instinto lo haría y que sabría como, pero no, él también debía aprender. Fue muy duro para mi porque ya estaba lidiando con la frustración de no haber podido tener un parto natural y a eso le aumentamos que no pude amamantar a mi bebé, estaba muy triste. No quería que le dieran fórmula pero me asustó lo que me dijeron los doctores de que podía darle un bajón de azúcar y aletargarse y enfermarse por la falta de alimento. Intentaba como podía que tomara mi pecho pero solo le daba unas babeadas y yo tampoco tenia leche, unas gotitas de calostro eran lo único que había medio lamido la primera noche así que tuve que ceder y pedí que me dieran la fórmula. No quería darle biberón así que con un goterito le di unos mililitros. Gretel, mi doula me fue a apoyar al hospital pero ni con su ayuda pude lograr que se prendiera. Tenía miedo de que la fórmula fuera demasiada porque había estudiado y aprendido que el estomaguito de un recién nacido es del tamaño de una canica y que solo necesitan lo poquito que pueden mamar de calostro para estar bien los primeros días. Yo sabia que el inicio de la lactancia temprana era crucial, y no lo lograba, y me sentía débil y adolorida y sin poderme mover! Era tan frustrante!! Creo que las dos noches que pasé en el hospital apenas dormí un par de horas, tenía tantos sentimientos encontrados, tristeza por mi parto, frustración y mucha emoción y todo el amor del mundo por mi bebito, todo era un caos y yo solo quería mirarlo y tenerlo en mis brazos, y darle el alimento que necesitaba!! Lo intentaba y lo intentaba y no podía así que le di unas cuantas tomas de formula muy a mi pesar 😦

Salimos del hospital y llegando a casa mi mamá y mi tía me trajeron unas pezoneras y mi tan deseado cojín de lactancia. Por fin Gabrielito pudo tomar de mi pecho y me sentí feliz, recuerdo que casi no tenia leche, intenté sacarme con el tiraleche y apenas salieron unas gotas que le quise dar y se tiraron, pero estaba un poco mas tranquila porque al menos ya había tomado un poquito de mi pecho con la ayuda de las pezoneras.

El nació la noche de un jueves, el sábado a medio día ya estaba en casa, y el domingo por fin me bajó la leche!! Dolía!! Sentía mis pechos llenos de bolas y tan duros y pesados que me costaba mas moverme, además de dolor de la herida, no podía ni sentarme solita en la cama, pero estaba feliz de que mi nene ya estaba tomando mi lechita. Así estuvimos los primeros diez días hasta la primer consulta, resultó que de los 3.5 kgs que pesó al nacer Gabriel, había perdido 150 grs, cosa que según me dijeron era normal asi que ni me preocupé y seguí dándole pecho a demanda como podía hacerlo. Eran días pesados porque me desesperaba mucho no poder moverme ni bañarme sola, ni atender a mi bebé como quería. Además, las tomas eran larguísimas y dormía muy poco, a veces se quedaba prendido más de una hora a mi pecho y yo pensaba que era normal. También me preocupaba un poco que durante la noche dormía mucho y comía poco, a veces pasaba 6 horas dormido y sin comer, pero si intentaba despertarlo se enojaba y no comía y se ponía a llorar así q lo dejaba, de día intentaba darle mas seguido. El doctor me dijo eso, déjalo dormir por la noche pero de día si insistele para que haga mas tomas, a resumidas cuentas, hacía como 6 o 7 tomas al día, y creo q eran muy pocas. (A la fecha hace entre 7 y 10 al día pero muchisisisisimo mas cortas!!)

También sufrimos de cólicos a la hora de dormir y lloraba mucho y yo me ponía triste y me desesperaba, aunado al cansancio y al malestar físico por la cesárea creo que mi posparto fue más difícil de lo que pensaba y hasta ahorita me está cayendo el veinte!!

Llegó la siguiente cita con la pediatra y recuerdo que salí triste y preocupada. Gabriel seguía pesando 3 kgs con 350 grs, es decir, que no había subido NADA de peso en un mes y medio. Recuerdo que la pediatra casi casi me sentenció: el problema es la pezonera y TIENES que quitártela en una semana y regresas. Yo, una, no sabía como hacerlo porque ya lo había intentado y Gabriel nomas seguía sin poderse prender a mi pecho, y dos, no podía pagar otra consulta tan pronto!! Así que sali muy triste del consultorio. Me habían mandado que tomara té de hinojo para estimular la producción de leche y ahí fuimos a comprar el dichoso hinojo, sólo lo conseguimos en plantita y llegué a hacerme mi tecito, ERROR!!! Me hizo muchísimo daño y me dio una diarrea terrible!! Corrí con mi homeópata y me dijo q lo suspendiera y nos dio medicamento a los dos. Creo que finalmente confiaba mas en mi homeópata que en la pediatra 😛

Para esto, yo ya había vuelto al trabajo y era horrible, yo pensé que iba a perder mi lactancia porque tuve muchos problemas al exigir mi hora de lactancia para poder ir a darle de comer a la guardería a mi bebé y porque casi no podia extraerme leche con el tiraleches. De por si ya era bien duro tener que dejar a mi Gabriel de 6 semanas en manos ajenas, y ahora también tenia q encontrar el tiempo y la forma de juntar 3 o 4 biberones diarios de 3 onzas para dejarle en la guardería. Me escapaba al baño dos veces al día para hacerlo pero era mucha presión y me sentía horrible porque las condiciones de higiene no eran las optimas. Fue bien difícil, hablé con mi jefa para explicarle q debía juntar la leche para la guardería y me puse de acuerdo con la señora del aseo para que me dejara usar un cuartito que al menos era mas limpio que el baño. Se suponía que todo estaba claro y bien con mi jefa cuando zaz!! Que me corren del trabajo sin aviso, no me quieren liquidar como se debe y los demando!! Así o mas coraje y presión?? Pero saben? Fue lo mejor que me pudo pasar para salvar mi lactancia, todo pasa por algo y hay que encontrar el lado bueno de las cosas.

Despues de lo de la sentencia de la pediatra hablé desesperada con mi doula para q me ayudara con lo de la pezonera y ella me recomendó a Graciela Hess, la fuimos a ver unas semanas después y ohhh Dios que bendición!!! Dos horas con ella y santo remedio!! El problema era que yo no sabía cómo colocarme a mi bebito al pecho y el no podía succionar. Pero me estuvo enseñando esas dos horas y a el también! Recuerdo que yo sentí un poco bruscas las maniobras porque lo pegaba con fuerza a mi pecho y ahí lo presionaba hasta que comenzó a mamar… en ese momento yo sentí un alivio taaaaaan grande!!! Lo habíamos logrado! Hicimos varios intentos para que se quedara segura de que habíamos aprendido, de un lado, del otro, quitalo, ponlo de nuevo, y me fui mas tranquila a casa. Llegué y ya me estaba pidiendo de comer! Me costó un poco de trabajo pero finalmente pude hacerlo sola, y a partir de entonces todo se arregló. Creo que ese día de la consulta fue cuando Gabriel pesó lo menos de toda su corta existencia y estaba flaquito flaquito! Pero desde ese momento comenzó a comer mejor, más frecuente y menos tiempo cada toma, para mi era la gloria!! Y comenzó a ganar peso semana con semana 🙂

Hoy tengo un bebé de 6 meses y 7 kilos 700 gramos con 68 centimetros de talla. Ya subió mas del doble del peso con el que nació a pesar de haber estado prácticamente sus dos primeros meses super flaquito y estancado. Hoy es un bebé sano, cachetón y con una sonrisa que derrite a todo el mundo, asi como su mirada. Esa mirada que cada vez que lo tengo en mi regazo, tomando su lechita y jugando con su manita en mi cara me llega derechito al corazón.

20130522-224127.jpg

Y vamos por más!!! Un año al menos y me encantaría llegar a los dos años! Mañana empiezo con la ablactación y me dan un poco de nervios pero se que también lograremos hacerlo bien, porque tengo el mejor bebé del mundo!! Tengo tanto que agradecerle a la vida por este angelito que duerme ahora junto a mi!! 😀

20130522-223844.jpg
Gabriel con Graciela Hess el día que la visitamos 🙂

20130522-224038.jpg
Gabriel HOY 😀

Anuncios

2 thoughts on “Un gran logro como mamá y el mejor regalo para mi hijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s