Tercera llamada

Fuí a la función de Cempasúchil y terminé bañada en lágrimas. Si, soy una chillona de lo peor. No había visto la obra, sabía mas o menos de lo que trataba pero nunca pensé que me impactara tanto, hubo un par de escenas que no entendí… hasta el final. Me atrapó desde el principio, cuando Pedro en medio del escenario, después de tocar la armónica y la guitarra (aaaamo las armónicas) voltea hacia el frente y casi gritando dice: “¿Verdad que esta vez si vienes, cabrón?”

Y de ahi pa’l real, la música en vivo, los diálogos, las actuaciones. Sé (y ya lo he dicho muchas veces) que soy muy fácil de impresionar, que hay muchas pequeñas cositas y detalles que me emocionan a grados inimaginables.

El tema: el amigo que se fué, me trajo muchos recuerdos, muchas caras a mi cabecita… y la gotita que derramó el vaso y con la cual neta me solté a llorar a moco tendido, fué cuando empezaron a sonar los acordes de ésta canción. Nomás volteé y le dije a Mono: no mames!! yo conozco esa rola!!

Me encantó!!! si la intención del buen teatro es causar una reacción en el público, la causó conmigo sin lugar a dudas, y sé que en los demás también, de repente volteaba a ver a Mono y al Árbol y, igual que yo, estaban clavadísimos. No fué por nada el graaaannn aplauso que les dimos al terminar la función, a los tres actores que participaron: Pedro Sandoval, Adriana Romero y Rocío Meneses. Y gracias también a Max y a Black Star por haber ido también =D Ojalá les den la oportunidad de presentar de nuevo la obra, o de hacer una temporadita por acá.

Ya que había acabado la función, salimos al cafecito a esperar a Pedro (tenía muchas ganas de darle un graaaan abrazo, ya lo extrañaba) y llegaron (mas vale tarde que nunca) Marian y Pau con Loreta, y las chicas que trabajan con ellas. Y a seguir la fiesta!! como no!! Nos lanzamos al Mesón del buen Tunar, en el centro de Coyoacán. Tenía mucho que no veía a Marian y a Pau y no se podía acabar tan temprano, pues…

Ahi estuvimos, platicando, echando relajo, quitándonos miedos y bebiendo cerveza… Mono se despidió temprano, no sin antes echarse una bailadita a un lado de la mesa, y pos que la sigo, y pos que de repente todos en el bar empiezan a gritar ea! ea! ea! jajajaja!! y yo rooooja roja, y la Mono baile que baile =P cagadisimo. Y es bien sabido por los que me conocen que con unas chelitas encima me sale lo sociable así que pos ni cuenta me di cuando de repente ya estaba sentada yo en la mesa de al lado con dos chicos que estaban ahi, que resultaron ser un abogado y un Arquitecto Colombiano, jaja! y pos se unieron a las viejas (excepto el buen Arbolito, jeje) y ya estabamos chupando todos muy divertidos juntos, (ahi en el flickr hay algunas fotos).

Salimos del Bar cantando como locas en Coyoacán, se despidieron los adjuntados, y nos juimos a dormir, o a intentar dormir! porque cinco viejas juntas en mi recámara fuimos un desmadre, tanto que hasta mi madre se levantó a ver que pedo (y espero que ya se le haya bajado el coraje, jaja) y ya ni el reloj vi, pero seguramente dormí muy muy poquito tiempo porque estoy que me caigo de sueño, pero valió la pena =P

Y aqui dejo una fotito de todas las viejas juntas, con el suertudo =D

Anuncios

Inaugurado el fin de semana…

Pues eso, que desde hoy miércoles quedó inaugurado mi fin de semana y viene con todo!!!
Skene tuvo el detallazo de regalarnos a Alice y a mi un par de pases para ir a ver, antes del 3 de Julio, “Los Monólogos de la Vagina”. (mil gracias Skenita!!!) Y me gustó, mucho… no me perdí ni un detalle, y cambié, durante la obra, de la carcajada abierta a las lágrimas en tres patadas, más de una vez…

De regreso venía pensando en que casi siempre, cuando alguien me pregunta que tal estuvo una obra, película, concierto, etc… contesto los mismo: me gustó. Soy mala crítica… quizás pueda decir porqué me gustó, o los detalles que provocaron eso… exactamente! los detalles.

Creo que soy alguien que se impresiona fácilmente, quizás demasiado predecible, pero es que siempre, de verdad siempre encuentro algo, cualquier cosita, en todo lo que veo o hago, que hace que sea especial. Esos pequeños detalles que quizás no todos ven. De la obra, por ejemplo, me impresionó la crudeza de uno de los monólogos… la actuación de Yolanda Ventura (siii!!! la de Parchis, jajaja) aunque las manos le temblaban demasiado al principio… La voz de Lilia Aragón, la escenografía, sencilla pero que me encantó… la cortina transparente detrás y como los distintos colores de la iluminación creaban distintos efectos… y las historias, y los detalles con los que me identifiqué, y las personas a las que (jajaja) recordé… en fin, seguro la volveré a ver, es más Rox!! tienes que verla!! jajaja, acá te espero pa ir cuando vengas ;).

Basada en entrevistas hechas por la autora a más de 200 mujeres, por lo que toda mujer se ve fácilmente reflejada en ella.
Es una celebración a la sexualidad femenina y una condena a su violación, así como a la agresión contra las mujeres; y aunque hay momentos muy perturbadores, el humor es la verdadera fuerza del espectáculo.

Y tu… que tanto conoces a tu vagina???