Ahora soy “La termita”

TrackBack

Así me dice Miranda, mi jefe, y es que no apro de comer en la oficina, me he hecho adicta a los cacahuates de Rudolph, y es que los prepara deliciosos: cacahuates japoneses con miguelito de agua, miguelito en polvo y salsa valentina, mmm riquísimos!!! y nunca falta un Milky Way o una paleta tamaroca de vez en cuando, sin olvidar los deliciosos totis claro, de postre después del abundante menú del comedor… ahora entienden por qué me llaman “la termita”??
Y mi adicción se ha extendido también a otras cosas, como al internet, me desespera un poco no tener conexión en mi casa, por que el tiempo que tengo en la oficina para hacer cosas personales es muy poco, y al llegar a casa francamente es muy tarde para salir a buscar un cyber, que además no sé donde haya alfuno cerca. entonces una de las cosas que pienso adquirir pronto es una computadora, un reemplazo para Arwen (que se le extraña demasiado y más ultimamente) Así podré navegar a gusto por los blogs de la red y leer cosas interesantes, además de charlar con los amigos, pues ahora si h¿nos han cancelado el messenger en la oficina. Para ser sincera nunca pensé que algún día tendría tanta necesidad del internet, ni de los riquísimos cacahuates de Rudolph que junto con todo el café que he estado tomando acabarán por destruir mi insaciable estomaguito… ni hablar.
Y bueno, creo que a Mariana se le olvidó que habíamos quedado de vernos en este Vips hoy, porque lleva una hora de retraso y yo ya pienso caerle a mi casita porque tengo muuucho sueño… fué un fin de semana agotador. Al menos es ahora otra ventaja mi nueva adicción a escribir también, pues me resulta más fácil esperar a los que siempre llegan tarde… o no llegan.

Y a pesar de todo

Es bueno darme cuenta de que hay cosas que no van a cambiar pase lo que pase y que las personas que valen la vena van a estar ahí siempre, lo demás se irá acomodando poco a poco con el tiempo como las piezas del rompecabezas que, curiosamente, comenzé a re-armar este fin de semana también… hace mucho tiempo no dormía tan tranquila como anoche.

Creo que he roto un récord personal…

A veces me sorprende a mi misma la capacidad de aguante que tengo ahora (aunque debo aceptar que esta vez mi Red Bull ayudó un poco) pero llevo dos d{ias seguidos llegando a casa a las 6 de la mañana y despertando temprano y ahora no tengo sueño y quiero escribir… no puedo dejar de hacerlo y me está gustando. Y bueno, sobra decir que me la pasé poca madre estos dos días, lo que hice está en el post anterior… Lumbrales superó por mucho lo que esperaba, estuvo muy bueno y hubo muy buena respuesta de la gente… además compré un libro de Alberto Chimal que ansío leer. Ojalá que esto siga como re-empezó porque vale mucho la pena. El homenaje a Héroes lo disfruté muchísimo, tranquila y escuchando y bueno, terminé con unos cuates pok madre en la estación, es bueno en estos mis días conocer gente que me haga reir, aunque debo decir que extraño a aquel de cabello rizado que toca la guitara y vive lejos… tonta yo.

Hoy cargo un Red Bull en la mochila…

…por si las moscas, claro. Mucho me han dicho de lo malo que son este tipo de bebidas para tu organismo, pero nada a ciencia cierta, no importa, ya lo propuse como tema de investigación para un reportaje en la revista. Lo cierto es que si me aliviana cuando de aguantar se trata. No las tomo con frecuencia pero anoche me fuí de farra con Huayra y Gabriel, llegamos a dormir a las 6 de la mañana y mi hermano y mi mamá llegaron temprano a buscarme para la mudanza y ver con qué quería quedarme. Estuvimos moviendo cosas un buen rato y yo sin dormir y con una cruda terrible, además el calor era insoportable, pensé en dormir un rato después pero ya no pude… y bueno, en unos minutos me voy a Lumbrales!! eso me emociona, veré caras que no he visto hace tiempo. Y de ahí al homenaje a Héroes, y tengo que ir también a La Estación a ver a Mariana… está pesado!! por eso traigo mi Red Bull en la mochila, espero pasármela muy bien y quiero aguantar!!!

Voy retrasado, no desesperes…

…fué un mensaje que recibí en mi teléfono hoy en la mañana, al llegar a la esquina donde espero que pasen por mi para ir al trabajo, y cuando lo leí me puse a pensar en la palabra “desesperar”, puede ser cuando estoy histèrica porque algo o alguien no llega o no pasa, pero si lo tomo como me sonó esta mañana entonces creo que es precisamente lo que tengo que hacer: “des-esperar”, no esperar, dejar de esperar que pasen las cosas y tomar lo que venga, dejar de esperar un hola, dejar de esperar una llamada, un mensaje, un mail, una invitación, un beso, un te quiero… Quiero des-esperar!!!

Y bueno, al final des-esperé y me entretuve escribiendo esta notita, así no desesperé y Serafín llegó más rápido de lo que esperaba. Puede ser una buena solución. Hoy estoy contenta… cosa rara ultimamente.

Uno más que se va…

Mi hermano consiguió trabajo al fin, me da gusto y se oye contento, aunque me gustaría decir que se ve contento. El también se va ahora, su trabajo es en Atlacomulco… regresa a casa, con mamá, es bueno saber que ya no estará sola, además él siempre ha estado cerca, yo no… y me sigo quedando sola en Toluca. Se han ido muchos, y los extraño, aunque casi no estoy allá por mi trabajo solía verlos mas a menudo, extraño a Dany, a Neto, a Pedro (aunque él pronto regresará :D), a Jaime, a Gabriel, a Susana, a Huayra… a todos los que se han ido y que ya no es tan fácil ver o coincidir en tiempos y espacios.
Espero que algún día no muy lejano logremos reunirnos todos y pueda ser un poquito como era antes… aunque sea por unas horas. Los quiero.

Adrenalinaaaaa… y rock and roll!!!

Quien ha sentido un poquito de miedo o emoción al hacer alguna locura tal vez se imagine lo que sentí dando un par de vueltas a una pista de pruebas en un BMW M3 a no sé cuántos kilómetros por hora, (no podía dejar de ver la pista y rebotar de un lado a otro del asiento detenida por el cinturón de seguridad) y además al lado de el piloto Eric Gallardo!!! Mi corazón estaba a punto de saltar por mi garganta y algunas de mis uñas quedaron en el asiento del auto… Demasiada emoción para unos 5 minutos y hasta creo que exagero con el tiempo. Aunque mi miedo por los coches y la velocidad no ha desaparecido creo que podría hacerlo de nuevo y tal vez hasta aprender a manejar.
Y bueno, después de semejante adrenalinazo… el aniversario de la reenca, cuantos buenos recuerdos!!! anécdotas, gente, canciones, a veces se me hace increíble la capacidad que tenemos para recordar cosas, letras por ejemplo, canciones que tenía años que no escuchaba y que a pesar de eso reconocía con los primeros acordes… Tantos rostros conocidos ahí y muchos otros que se extrañaron, otros nuevos pero familiares, y música, mucha música y diversión!!! Vaya fin de semana, uno que no olvidaré por las situaciones y la gente que apareció en él.