Reflexiones de domingo

Es curioso como ahora que estamos tan lejos, lo siento tan cerquita de mi, y aunque lo extraño mucho mucho, es, como dice él, como cuando estaba en Cuernavaca, solo que ahora, el reencuentro será mucho más emocionante! 😀

Cada dia que pasa voy re-confirmando que él es justo lo que siempre había estado esperando…

Transiciones

Estoy celebrando, celebrando conmigo, con Memo, con mis hijos gatos, con la vida.

Este fin de semana dimos otro pasito, yo lo veo del lado romántico y cursi como siempre, Memo lo ve como una transición. 

No se si será muy fácil o muy dificil adaptarnos a esos pequeños cambios, pero estoy dispuesta a dar lo mejor por que las cosas se vayan acomodando (más) chido, a hacer el cambio mas suave, aunque tendré poco tiempo antes de que mas cambios lleguen (y se acercan), pero estas semanas serán interesantes.

Y estoy feliz por como se han dado las cosas, emocionada, y lo acepto, también un poco nerviosa, pero confío, confío.

Mientras tanto, celebro que ya no voy a tener que ir y venir en mi ciudad, dejaré esa rutina de los jueves y los lunes de ir y regresar con maleta, ropa limpia y ropa sucia, ya no me despertará Titán ladrando como loco todos los días a las 7 de la mañana, ahora me despertarán mis hijos gatos correteándose por mi espalda. Estaré más cerca del trabajo, ya no tendré que ir dos veces a la semana al super, habrá mas gastos, si, pero confío también en que irán saliendo. Tendré que controlar un poco más mi yo-compradora-compulsiva pero se que puedo. 

Ahora solo resta acomodar todo, libros, muebles, ropa, horarios, sueños, brazos en la noche compartiendo todos los días la misma cama y el despertar juntos cada mañana.

Adelante y feliz, que la vida sigue, y nosotros, seguimos volando.

La tormenta que se avecina

Es como si viera los nubarrones llegar, como aquel día que estábamos en Tulum, mirando la playa, y veíamos como venía la nube cargada de agua acercándose a la tierra, el agua salpicando en el mar, la lluvia cayendo, hasta que nos alcanzó, nos empapó, pero que mientras te mojaba dejaba una linda sensacíon, el olor a tierra húmeda, la lluvia calientita y salada que caía del cielo, volteabas hacia arriba y la sentías en tu piel… no se, algo así me pasa en estos momentos, es una mezcla de emociones y sentimientos muy muy complicada, y la época que está por llegar será una época muy dificil, eso lo se.

Aunque también se, que si logramos sobrevivir a la distancia y al tiempo, nos unirá más que nunca, nuestro amor se fortalecerá y podremos seguir caminando de la mano, y construir más sueños juntos.

Mi cuñada dice que tenga fe, yo solo sé que haré todo lo que esté en mis manos, que lucharé con todas mis fuerzas, que lo intentaré todo, y que confío en que las decisiones que se tomen serán las mejores, las mejores para el futuro, las mejores para el y para mi, las que al final de toda la historia nos mantendrán lado a lado. No será fácil, pero se que lo vamos a lograr… porque el amor es tanto y tan grande!!

730 días juntitos

El martes pasado, 20 de noviembre, Altamar y yo cumplimos dos años juntos.

Celebramos con una cenita que me preparó, una igual a aquella promera cena que tomamos juntos, el primer fin de semana que pasé con el. Fué lindo recordar esos días, recordar la carrera, y los eternos minutos que pasamos después, paseando en el centro, tomados de la mano. Ese primer beso en alguna esquina entre calles y gente desconocida, y todos los que vinieron después, mientras escuchábamos a los “Qué payasos” en el Cenart, jaja.

Han sido los dos años más felices de mi vida. Compartiendo y aprendiendo junto a él, construyendo juntos esta historia, que también ha tenido sus días malos, pero comparados con los buenos son insignificantes, pero no para olvidar, porque de ellos también hemos aprendido mucho. Dirían por ahi que son la “sal y pimienta” de las relaciones.

Este tercer año ha empezado muy bien. Con buenas noticias, con nuevos miembros en la familia y otros por llegar. Con mucha felicidad, con nuevas esperanzas, deseos y planes, con los 30 a la vuelta de la esquina… y con mucho amor que es lo importante.

Como siempre, celebramos cada mes con una pequeña sesión de fotos, y ésta última me encantó. Una idea de hace tiempo en mi cabeza se plasmó en imagenes y me gustaron los resultados.

Ahora solo me resta agradecer el tiempo juntos, y el amor que me has regalado, changuito. Aqui estaremos para esperar todo lo que venga, porque esta historia tiene aún mucho que contarnos.

picture-1.png

Te amo!!

Y cómo le digo a mi corazón

Si está dentro de tu pecho.

Si el amor sigue tan vivo! tan grande! muchísimo más que hace 23 meses… si han sido los mejores -casi dos años- de mi vida… si contigo conocí la verdadera felicidad, esa que no necesita pretextos ni explicaciones, esa que se siente dentro, real, palpable, que ha crecido con el tiempo y si, a veces también se ha escondido un poquito, pero sigue ahi.

No tengo palabras para explicarmelo, ni para consolarme, ni hacerme entender cómo pasó.

Si todo es una confusión? Un sueño? Una mala racha, una mezcla de muchos factores ajenos que acabaron afectando los últimos días…

Creo que todas las relaciones tienen altas y bajas, temporadas buenas y otras no tan buenas, especialmente cuando han habido tantos cambios externos, alrededor, stress, gente nueva, cuestiones de salud, si las cosas no están saliendo como pensábamos en nuestros trabajos, si se daban por sentadas cosas que no se platicaron… pero todo parecía estar bien, estar caminando normal.

Hay que darle tiempo al tiempo, tiempo para valorar, para sentir si todo era real o no, para explicarse lo que pasó… y que difícil es cuando no la ves venir.

Pero… lo último que se pierde es la esperanza. Por que sé que aún hay algo ahi dentro por lo que vale la pena luchar, que no hay que dejar morir, que eso es lo que le da sentido a las vidas, a todo, eso que se llama amor. Y eso sí es real. Y aún hay tantas cosas por hacer, planes por cumplir, vida por vivir… junto a ti!!!

Una frase de Don Juan de Marco:

There are only four questions of value in life: What is sacred? Of what is the spirit made? What is worth living for? What is worth dying for? The answer to each is the same. Only love.

Y aquí esperaré…

Hacía tanto que no amanecía un domingo en esta casa!! 😦

Antes y ahora

Hoy estuve pensando en cómo eran antes mis relaciones amorosas, y como es la actual.

Antes experimentaba, aprendía, jugaba, no me comprometía. Era parte de un proceso de aprendizaje lleno de cambios. No sabía exactamente que era lo que quería, algunas ideas se han desvanecido por completo, aunque otras siguen ahi, como la idea de compartir mi vida con alguien que me corresponda y me complemente. Siempre quise encontrar mi media naranja, aunque tuve que pasar por muchas experiencias, buenas y no tan buenas, y algunas que sería mejor no recordar, por que si, creo que a veces también metí la pata.

Supongo que esto es parte del crecimiento de todas las personas, esa parte del autodescubrimiento y del descubrimiento de los demás.

Ahora sé lo que quiero. Y mi vida en este momento es parte del proceso para lograrlo. Mi carrera profesional va cada vez mejor. Estoy en un lugar que vale mucho la pena, que me gusta y donde puedo seguir creciendo. Económicamente no estoy mal, aunque quiero comenzar a ahorrar para el futuro, ahora si. Familiarmente las cosas van bien, también. Es extraño que después de vivir tanto tiempo sola y lejos de la familia ahora haya regresado a vivir con mi madre, y mi abuela. Pero es parte del mismo proceso. Creo que ahora si, el año que entra podré comenzar a ver el asunto de mi casa, de mi espacio, de conseguir un crédito para poder tener mi propio lugar. Es algo que deseo mucho.

Y la relación que mantengo ahora con Altamar es algo que me llena, que me hace feliz. Es bien diferente a todo lo que había vivido antes. Si, sueño con el día en que no me vuelva a separar de el, sueño con formar una familia a su lado, con compartir el resto de mi vida con el. Pero no tengo prisa. Las cosas van caminando bien, y a pesar de que a veces hemos tenido nuestros malos ratos, todo se soluciona hablando, compartiendo ideas, expresando sentimientos, encontrando una respuesta, aclarando dudas, como creo que debe ser. Y se que esta vez no me importa cuánto tiempo tenga que esperar para ver todos esos sueños realizados.

Todo va bien :D, y me gusta recordármelo.

105 cosas que amo de Altamar, y de nuestra relación

1. Su sonrisa.

2. Sus chorrocientos lunares, aunque en especial dos: el de la pompi izquierda, y el del cuello.

3. Su paciencia.

4.  Cuando medio inconsciente, me abraza dormido.

5. Que no ronca.

6. Sus ojitos chiquitos, y la forma en que me mira.

7. Sus gestos

8. Su trompita (me fascinan sus labios).

9. Su cabello alborotado cuando recién sale de bañarse y se seca, antes de ponerse gel.

10. Su cuerpo… mmm, su cuerpo… todo, todito!!

11. Todas y cada una de las formas en que me hace el amor.

12. Sus pompis 😛

13. Sus manos raspositas después de escalar.

14. Que me muerda el cuello.

15. Cuando de la nada me abraza, y me dice que me ama.

16. Su tranquilidad.

17. Cuando me consuela.

18. Sus nalgaditas, cuando subimos escaleras.

19. Su capacidad de decisión.

20. Su optimismo eterno.

21. Su sinceridad.

22. Su forma de caminar.

23. Su obsesión y pasión por el estudio, y por lo que le gusta.

24. Sus ganas de ser siempre mejor.

25. Su carita de sueño.

26. Cómo me cuida.

27. Cuando nos carcajeamos juntos por alguna tontería.

28. Quedarnos dormidos, abrazados, cansados.

29. Sus gemiditos 😛

30. Su olor.

31. Sus fotografías.

32. Cuando en una sesión (fotográfica) empieza: así, así, así 😀

33. El hoyito de sus hombros.

34. Sus piernas fuertes.

35. Su entusiasmo.

36. Como todos lo quieren.

37. Como me quiere el a mi.

38. Su picardía.

39. Sus dientitos separados.

40. Que tome siempre mi mano al caminar.

41. Los proyectos que hacemos juntos.

42. Que sepa siempre lo que siento.

43. Que me diga changuichita.

44. Sus travesuras debajo de las cobijas (jajaja)

45. Cómo se expresa de los demás.

46. Que no me miente.

47. Que confía en mi.

48. Su inteligencia.

49. Su complicidad.

50. Que me mande fotos sucias 😛

51. Su cachondería.

52. Sentir su respiración en mi oído.

53. Que me ponga chinita con solo rozar mi piel.

54. Ponerlo chinito cuando cocina.

55. Las tardes encerrados en la casa, viendo películas desnudos en la cama.

56. Cómo nos divertimos juntos.

57. Todo lo que me ha enseñado.

58. Que siempre me explica todo lo que le pregunto.

59. Que no le huelen los pies.

60. Que me presuma su cuerpecito 😀

61. Su pecho, y quedarme ahi, escuchando su corazón.

62. Cómo cocina (mmm! riquísimo!!)

63. Que ande desnudo por toda la casa (bueno, en choncitos 😛 jajaja).

64. Que no quite mis recaditos de la puerta.

65. Que me hace de desayunar cuando estoy cansada.

66. Cuando madrugamos, y nos rinde más el día.

67. Que a pesar de vivir en dos ciudades diferentes, se que siempre está ahi, del otro lado del monitor.

68. Que se ponga a hacer “pesas” conmigo 😛

69. Ir juntos al gym.

70. Que se divierta con mis tonterías.

71. Imaginarlo sonriendo detrás del monitor.

72. Su cara de buuuubulubu 😀

73. Que me haga reir cuando estoy triste.

74. Cómo mueve los deditos de sus pies, hasta dormido.

75. Que no use celular (así no gasto en llamadas, aunque en algun ocasión he deseado que lo tuviera).

76. Verlo dormir.

77. Verlo escalar.

78. Que no es nada celoso.

79. Cómo le quedan los jeans 😛

80. Quedarme dormida en sus piernas, cuando viajamos juntos.

81. Viajar con el.

82. Cuando leemos juntos, acostados en la camita.

83. Que me sorprenda con un beso, o un abrazo.

84. Que me diga que me ama, despacito.

85. Que me haga el amor, despacito.

86. Que juegue con mi cabello.

87. Su cara cuando juega Quake.

88. Que me lleve con él al CIE.

89. Que quiera pasar conmigo el fin de año, aunque esta vez no podamos estar solitos.

90. Su independencia.

91. Extrañarlo, por lo feliz que me pone cuando lo vuelvo a ver.

92. Aunque me gusta más pasar mucho tiempo con el.

93. Que me diga que le gusto.

94. Que me bese en la espalda.

95. Que me tome fotos.

96. Que me apapache.

97. Apapacharlo.

98. Que esté orgulloso de mi.

99. Gustarle cada día mas.

100. Que piense en mi, y me llame de repente, cuando no lo espero.

101. Los mails en un día de trabajo.

102. Hacer travesuritas juntos.

103. Sus patitas de picapiedra con deditos de cangrejo 😛

104. Su voz, y su risa.

105. Pensar que piensa que quiere estar conmigo mucho tiempo más.

Te amo changuito!! :*

A un año

changoscumpleblog.jpg

Desde hace exactamente un año, cada día que pasa me siento la mujer más afortunada del mundo. Porque encontré lo que busqué durante mucho tiempo. Porque cada día es especial, por los mensajes, los detalles, las palabras y el sentimiento. Porque la distancia no ha ganado la batalla. Porque encontré el amor. Porque encontré a Altamar. Y porque
desde el inicio he sido siempre correspondida.

Si, mi vida ha cambiado mucho desde aquel 20 de noviembre del año 2005. Ha cambiado mi forma de vivir, he crecido como persona, he aprendido a amarlo como es, he sonreído como nunca en mi vida.

Mi carácter ha cambiado también: hago menos berrinches, soy más tolerante ante el apego a las cosas materiales, me enojo menos conmigo misma, y con los demás. He aprendido muchísimas cosas y me he divertido mucho junto a el.

Soy mucho más sana de lo que era hace unos años. He dejado de fumar, y ya no bebo como antes. No más borracheras hasta perder la conciencia. Hago ejercicio, y eso ha cambiado mucho también mi estado de ánimo y el cómo me siento fisicamente. Mi cuerpo ha cambiado. Mi mente también.

He hecho cosas que jamás pensé que algún día haría, como la escalada en roca. Ahora sé lo que es vivir aunque sea por unas horas, al límite. O como participar en un grupo de divulgación científica como Café ConCiencia. ¿Yo y la ciencia? Jeje, quien lo hubiera imaginado!!. Sin embargo es algo que he disfrutado muchísimo, valorado y apreciado, y con l oque he aprendido infinidad de cosas.

Vivo feliz! muy feliz. Disfruto el tiempo mucho más que antes, y por sobre todo, el tiempo que pasamos el y yo juntos. Me río más y lloro menos, o por motivos muy distintos a los que solía hacerlo antes. Y aunque ha habido días malos, no se comparan con todo lo bueno que he tenido durante este año. Me encanta cómo hemos hecho equipo, y a pesar de dedicarnos a cosas tan distintas hemos emprendido proyectos comunes, con muy buenos resultados hasta ahora.

Ha sido un año inolvidable, por mucho, el mejor de toda mi vida.

Gracias por todo, chango. Gracias por tu tiempo, por este año, por todo lo que has compartido conmigo y por todo esto, por estar aqui y por quererme así.

Te amo!

Esos pequeños instantes

Tuve un fin de semana increíble! El sábado escalamos en Ecatepec todo el día, y en la noche fuimos al concierto de Les Luthiers, donde me divertí como enana. Nunca había visto el show en vivo y es un espectáculo que vale muchísimo la pena. No paré de reir. Llegamos cansados y adoloridos a dormir y hoy nos levantamos tempranito de nuevo para ir a escalar.

Hoy el grupo era grande, y teníamos pocas rutas, por lo que no nos tocó a todos subir. Pero en su lugar me la pasé acostada sobre el tronco de un árbol escuchando música y viendo las nubes, tranquila, en paz, tomando algunas fotografías y disfrutando de la naturaleza, sus colores, sus olores y sus múltiples facetas. Amo pasar tiempo así, además de que al girar mi cabeza, veía abajo a mi Altamar disfrutando del día también, a su manera, y juntos.

Regresamos a casa y nos dió tiempo todavía de ir al cine. Tenía muchas ganas de ver “El Ilusionista”, y me gustó mucho. De regreso a casa pasó lo que dió origen a todo este post.

Ibamos caminando de la mano, como siempre, y platicando sobre la película. Haciendo bromas y jugando. De repente, ese pequeño instante que congelé en mi mente y todo pasó como un rayo, estúpidamente rápido: iba riendo y hablando sintiéndome completamente feliz, de repente di un saltito para alcanzar su mejilla y darle un beso, y al caer al suelo él volteó, con esa sonrisa que tanto me gusta y su cara resaltó contra el cielo, sus cabellos moviéndose con el aire y así, todo en un instante, pasó por mi mente un pensamiento, como un flashazo: estos son los momentos que quiero guardar siempre en mi mente y en mi corazón, y los que más voy a extrañar cuando no estés. Y entonces mi risa se transformó en un suspiro (y sé que el lo nota, y puedo asegurar que casi lee mis pensamientos, que puede saber en ese mismo instante lo que siento), y unos pasos más adelante mis ojos se llenaron de lágrimas y volteé para hundirme en sus brazos, y me abrazó diciéndome con ese abrazo que sabía lo que pasaba y que todo iba a estar bien. Así lo sentí.

Todo en un instante, tan rápido, tan fugaz, tan especial, tan lleno de comprensión y complicidad.

Y tu, changuito… sé que entiendes perfectamente esos pequeños, pequeñitos pedacitos de tiempo que compartimos. Y que también se quedarán guardados en tu corazón.

La magia de internet

Confieso que ya no podría vivir sin internet.

Con ella trabajo, con ella me divierto, y con ella me mantengo en contacto con los que más quiero.

La mayoría de mis proyectos actuales no podrían seguir adelante sin internet, sin los mails, sin los mensajeros. Con ellos envío y recibo información, me notifican cambios, me pongo en contacto con la gente de la que necesito alguna colaboración. Sería imposible hacerlo de otra forma por la distancia…

La distancia… esa que me separa también de él, aunque, mi relación camina perfecto también gracias al internet. En este punto no cambiaría por nada el contacto físico, el mirar sus ojos o darle un beso, el acariciarlo y sentir su aliento en mi oído. Pero como no podemos estar todo el tiempo juntos, al menos lo estamos virtualmente. Siempre hay una ventanita que me diga o por la cual poder decir un te amo o un te extraño en el momento que se necesita. Siempre hay una ventanita por la cual mencionarle en el instante mis emociones, o mis frustraciones, o cuando alguien me hace enojar y necesito desahogarme un poquito… siempre está ahi, en ese rinconcito del monitor pintado de verde.

Y asi todo sigue caminando, el trabajo, el amor, la vida… y espero y deseo infinitamente que las cosas no cambien cuando se encuentre aún más lejos, que cada día que pasa siento que ese día está mas cerca. Pero confío en que lograremos superarlo todo, hasta la distancia que será mas grande.

Adoro mi mágico internet.