Un añito más

Sip, un añito más el que cumplí hoy (ayer pues, 28!, creo que ya es tarde), bien feliz por tener a mi changuito conmigo, a mi familia y a mis compañeros del trabajo 😀

Gracias a los que me felicitaron por acá! Es bien bonito darme cuenta que también se acuerdan de mi!

Fotito de hoy, de las primeras con mis 29 añotes, jaja:

cumple.jpg

Exigencias

Por ahi tenía una lista de algunos posts pendientes o de ideas que tenía en la cabeza que ya no supe donde quedó, tal vez después las recupere. Por aqui seguro andan.

Esta otra idea me ha estado rondando por algunas semanas. La cuestión de qué tanto puedes exigir para tener el material suficiente y necesario para tus proyectos, y creo que lo puedo aplicar a cualquier tipo de proyecto, profesional o personal.

Desde mi época universitaria se me ha complicado un tanto el trabajar en equipo. Si éramos un buen equipo, lo éramos, todos trabajábamos parejo y las cosas salían muy muy bien. Si por el contrario, los equipos se armaban de forma aleatoria o impuesta, las cosas no sucedían igual. Y casi siempre alguien terminaba haciendo mas que los demás y cosas por el estilo. La mayoría de las veces ese alguien era yo. Y la mayoría de las veces, aunque me costara el doble de dinero, prefería trabajar sola.

Sé que para el mundo profesional el trabajo en equipo es importante, y que no siempre vas a tener la oportunidad de elegir con quien y para quien trabajas. Y creo que esa era la idea de armar de esa forma los equipos en la escuela.

Me ha tocado trabajar, profesionalmente, con excelentes equipos, con los que me he entendido  bien, y sobre todo, exigíamos y dábamos parejo, incluso, en proyectos a “larga distancia” o donde todos nos comunicábamos mediante internet. Pero también me ha tocado el caso contrario, y es cuando me desespero.

Me han dicho -y no pocas veces- que exigo demasiado. Pero mi forma de responder es: si quieres un buen trabajo necesito las herramientas y el material necesario, a tiempo para yo entregar las cosas bien hechas y en los tiempos acordados. No me gusta trabajar al vapor. Pero parece que muchas veces estos principios míos les valen madres y se los pasan por el arco del triunfo. No me entregan las cosas a tiempo y por consiguiente, yo estoy pide y pide y escribe y escribe correos pidiendo o notificando las cosas que me hacen falta y ahi viene entonces lo malo:

Soy demasiado exigente.

O jodona como lo quieran considerar.

Me cuesta mucho trabajo no serlo si la gente no trabaja a mi ritmo. Y cuando me desespero puedo llegar a ser un poco “agresiva” con los correos o exigencias… pero no lo puedo evitar. (Al menos eso me han dicho).

Muchas veces esto me causa muchos conflictos, profesionales y personales. Y no se cómo resolverlos. Mi pregunta entonces es:

Exigir o no exigir? o cual es el límite? Supongo que depende del tipo de persona y proyecto pero… hasta donde caray? Por ejemplo, desde mediados del año pasado estoy trabajando en una revista que coticé y planée para que saliera en diciembre… y me siguen dando largas. Cuánto puedes permitir que la gente abuse de tu tiempo profesional y tu esfuerzo por trabajar en los tiempos acordados?

Líos líos en mi cabeza…

Regresé al gym

Tuve que dejar de ir durante casi 3 semanas, por indicaciones del médico. Resulta que además del diagnóstico de neurocisticercosis, había unas venitas raras que podían ser un angioma venoso, y mientras estaba la duda, no podía hacer esfuerzos asi que me prohibió hacer ejercicio. Afortunadamente el angioma se descartó, y pude regresar ayer al gimnasio, con nueva rutina y con muchos ánimos, ya lo extrañaba! yo pensaba que eso de que te haces adicto al ejercicio era mentira pero ahora se que es verdad.

Por otro lado, los resultados de todos los estudios que me hicieron, salieron bien hasta cierto punto. No se encontraron cisticercos vivos en mi cabecita, solo el quiste calcificado que quien sabe desde cuando esté ahi, pero no me causa mas que dolor, y se está controlando. Esto significa que no tengo que tomar tratamiento para bichos vivos y que todo por ese lado está bien. Lo que salió en la resonancia magnética, (que por cierto, nunca me habían hecho una y que pinche escándalo! jajaja) fué una sinusitis aguda, chale, si no es una es otra pero bueno, esto suena a que es menos peligroso que los malditos bichos en mi cerebro. Ahora me mandaron hacer otros estudios para saber la causa de la sinusitis y darme tratamiento, la neta, estoy hasta el queque de estudios y cosas que, aunque se que son por mi bien, me están dejando sin un centavo!! Todavía no se si el seguro de gastos médicos me lo reembolsará por un problemita con la fecha de inicio de la póliza y la cobertura pero yo espero que si.

Así, todo va caminando, osea que fue una buena semana. Los dolores continúan pero menos intensos que antes, y espero que algun dia se me quiten por completo.

Y mañana es cumple de Altamar!! y de regalito le di su nueva camarita que bautizó como “La mandarina” y a finales de mes es el mío y el me regaló algo que la verdad no me imaginaba, que como lo adelanté en el post anterior es mi gatita! Yo la quería pequeña para que se acostumbre al depa, y negra, me encantan los gatos negros!!! y asi la conseguí, mañana vamos por ella y estoy mas que retecontentisima por eso, porque volveré a tener un bichito, aunque vivirá en Cuerna con Memo y yo la podré ver los fines de semana, y también por todo lo que el haya aceptado tener a la gatita significa para mi.

Mil gracias changuito, te amo montones.

Y asi… la vida sigue.