Crónica de un viaje a Perú PARTE 2

Día 2: sábado 16

El vuelo Lima – Cusco fué espectacular!!Después de intentar dormir un rato en la sala de espera, abordamos nuestro avión. Salimos a las 5:50 y me di cuenta de que Lima es una ciudad costera, suena bobo pero yo no tenía idea, jeje. Vimos la playa y los barcos madrugadores en el mar, para dar vuelta en u y admirar a lo lejos, con las primeras luces del día, la cordillera de los andes. Wow!! Que vista maravillosa desde allá arriba, rodeada de nubes y mirando el amanecer en el vuelo.

Una hora inolvidable de camino entre nubes y picos nevados nos dejó ver al final, la ciudad de Cusco, entre las montañas, con sus casitas de tejados parejos, lindo en verdad.Al salir del aeropuerto nos dimos cuenta de que había muchos elementos de seguridad pública, no teníamos idea de la situación social actual del país y sólo se nos hizo curioso, no imaginábamos lo que nos esperaba.

Después de evadir a varios taxistas careros del aeropuerto, ibamos a llegar a la plaza de armas de la ciudad en transporte local pero los buses pasaban atascados. El cansancio por las escasas horas de sueño ya nos afectaba y al final tomamos un taxi por la mitad de precio del otro. Llegamos al hostal que habíamos reservado alrededor de las 7 de la mañana.

El Piccola Locanda, un hostalito que dos personas nos recomendaron desde México y que resultó tan agradable como lo esperábamos. La atención de primera, los cuartos lindos, limpios, cómodos. En cuanto nos entregaron nuestra habitación, Cecilia (las habitaciones llevaban los nombres de los miembros de la familia, no numeros, lindo detalle); nos quedamos dormidísimos hasta la 1 de la tarde, mas o menos.

despertamos, nos dimos un baño y salimos a sondear como estaban las cosas en el lugar. Apenas habíamos pisado un portalito alrededor de la pkaza de armas y ya nos había abordado un señor de una agencia de viajes local. Nosotros queríamos llegar a Machupicchu caminando y ni tardos ni perezozos estábamos negociando el precio del tour.

Nos decidimos por el tour de Salkantay de entre todos los que ofrecían. 5 días y 4 noches saliendo el lunes por la mañana y regresandoel viernes en la noche. Paisajes impresionantes de picos nevados nos esperaban. Tomaríamos un bus el primer día hasta Mollepata y de ahi comenza a la caminata. Los porteadores llevarían tiendas de campaña y podríams pasarles hasta 5 kg de equipaje por persona para llevar en los caballos. El precio incluía todas las cpmidas de los 5 días, una noche de hostal en Aguascalientes y la entrada a Machupicchu.

Hicieron buen negocio con nosotros porque también les compramos el tour al Valle sagradode los Incas que incluia visitas a varias zonas arqueológicas de la región, para el domingo, y ya entrados en confianza pedimos que nos recomendaran algún lugar para comer.
Llegamos al restaurant y nos pusimos un atascón de un plato típico del Cusco llamado “arroz chaufa”, uff, era tanto que con eso commos y cenamos ese día, y nos sobró!!

Ya con la panza llena sacamos las cámaras y comenzamos a caminar por las calles y a tomar muchísimas fotos! Nos alcanzó la noche en el paseo y hicimos algunas tomas nocturnas de la ciudad que salieron increíbles. Regresando a México comenzaremos a subirlas en flickr 😉

Apenas salimos del hostal y nos encontramos en la escali ata de “La resbalosa”, la calle donde estábamos, a doña Jesusa, una señora que tejía y vendía chuyos, guantes, chompas, calcetines y muchas cosas más. Con ella gasté mis primeros soles peruanos en un par de chuyos.

Regresamos al hostal a descansar y a prepararnos para el Valle de los Incas, para el cual debíamos estar en la agencia a las 8:10 de la mañana.

Anuncios

Crónica de un viaje a Perú PARTE 1

Día 1 viernes 15
Me levanté tempranito a empacar mis cosas, salí a hacer un pago al banco y me reuní con mi chango para llevarle las llaves a Nahual y Liz, quienes cuidarían de Melián y Pánfilo durante nuestro viaje. De ahi nos fuimos al aeropuerto para apuntarnos temprano en la lista de espera del vuelo, porque nuestros boletos eran sujetos a espacio.
Todo bien, apuntados fuimos a comer y a esperar las 4:10 para ver si alcanzábamos lugar. En eso, Memo se dió cuenta que había olvidado guardar mis botas de montaña en la mochila!! Mal, mal, intenté tomar un taxi para ir por ellas a la casa y volver al aeropuerto en 1 hr: IMPOSIBLE!! El tráfico de viernes de quincena a las 3 de la tarde era desquiciante! Me di cuenta que no lo lograría y desistí regresando al aeropuerto con cara triste, pero ni hablar, arriesgarme a perder el vuelo era demasiado. Cuando llegué a la sala de espera Memo ya nos había documentado. Teníamos nuestros lugares! 😀

El vuelo salió puntualísimo a las 5:10 de la tarde (por aeroméxico) y llegábamos a Lima a las 12 de la noche local (no sabía que acá era una hora más que en México).

Lo primero que hicimos llegando fue buscar y comprar los boletos redondos de avión a Cusco. El vuelo salió a las 5:50 de la mañana del sábado. Esperamos en un restaurante del aeropuerto antes de abordar.

Mientras espero mi taxi

Faltan solo cuatro días para nuestro viaje a Perú y estoy sumamente emocionada!

El viernes volamos a Lima, y de ahi a Cuzco, haremos el camino inca a pie hasta Macchu Picchu. Será increible la experiencia, el paisaje, la gente… Wow, ya quiero que sea viernes.

Y ya tenemos todo listo: camaras, lentes, pilas, tienda, sleeping, disco duro, ropa, pasaporte, visa, etc, etc…

Y faltan solo cuatro días!!! 😀