Del fin de semana en el que la libré

Este fin de semana, como ya lo había escrito, fué de mudanza.

El sábado amanecí muy contenta y más emocionada porque había llegado por fin el día. El día en que mi changuito estaría cerquita, más cerquita de mi.

Había quedado de estar a las 10 en la estación del metro con el amigo que nos iba a ayudar con la mudanza, y después de estar esperando más de media hora llegó. (odio, requeteodio estar esperando… más de 15 minutos y me pongo histérica!)

Salimos rumbo a Cuernavaca y todo iba muy bien. Ibamos despacio porque llovía en la carretera, y al pasar Tres Marías todo pasó tan inesperada y rápidamente!!! Un mercedes adelante de nosotros patinó enel pavimento y vimos como dió un trompo y se estrelló por la parte deatrás con el muro de contención… lo último que recuerdoes el humo blanco que salió, y después, nosotros estábamos también dando vueltas en la carretera.

Horrible! Yo sólo esperaba el momento en que el auto cayera por un precipicio, o sentir el golpe de otro auto contra nosotros, o que romperíamos el muro y nos estrellaríamos con otro auto del otro sentido… y pensé mucho en el accidente de mi hermano y mi mamá hace unos años. No pude evitar pensarme cayendo por un precipicio. Fué una sensación espantosa, peroafortunadamente nada de eso pasó. Sólo fué un ligero golpe de frente y girando con el muro de contención, media vuelta más y la camioneta se detuvo.

Estás bien? Fué la pregunta mutua… temblando le dije Si. Encendió de nuevo la camioneta y se estacionó a la orilla del camino. Seguía tembalndo y me bajé de ella. El otro coche tnía severos daños en la parte de atrás. Pero el conductor y su acompañante estaban también ilesos, y solo muy asustados. Algunos autos se detuvieron para saber cómo estábamos. Todos bien. Sólo el susto y bueno, el otro coche no en muy buen estado. La camioneta: solo un raspón en la defensa, un poqco chueca y la placa se había caído. Mi amigo regresó a buscar la placa y yo le marqué a Memo.

Estamos bien, pero acabamos de tener un accidente. No nos pasó nada, la camioneta tambiénestá bien. Donde estamos? Acabamos de pasar “la marquesa”, contesté… tan me calvé en el accidente de mi mamá que eso respondí, cuando lo que acabábamos de pasar era Tres Marías.

Revisamos todo, nos calmamos un poco, y seguimos nuestro camino. Llegamos a Cuernavaca y bueno, hcimos la mudanza, y acabamos muy tarde ya ese sábado. El domingo fué agotador, de tienda y tienda consiguiendo las cosas que hacían falta, poniendo cortinas, lámparas, armando muebles, limpiando… uff!!

Pero mi chango ya está aqui. Y nuestro departamento está quedando bien bonito. A pesar del susto todo salió bien y estoy más que feliz.

Y yo… aqui sigo… y esepro aquí seguir.

Anuncios

7 thoughts on “Del fin de semana en el que la libré

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s