Un sueño…

Ya sé porqué duermo tan rico aquí!

-Te dije anoche medio somnolienta, cansada y feliz!

Y asi es, siempre que duermo a tu lado es tan distinto a cuando duermo sola en mi cama.

Sabes que ultimamente he tenido sueño extraños, y el de anoche lo fué tambien, pero diferente, al despertar, de verdad tuve que darme un pellizquito para cerciorarme de que ya no estaba soñando. Te abracé y te di un beso, para después levantarme y alistarme para partir.

Era un juego, una ceremonia, gente alrededor, gente querida por los dos. Yo estaba vestida chistoso, vestida de Alicia. Y todo empezaba con una mirada y una frase que decía algo asi como: porque los sueños siempre se hacen realidad. Y me recostaba en una especie de tarima con escenografía, volteaba a mirarte y me sentía tan feliz! que una lagrimita resbalaba por la mejilla. La recogías con tu mano y me dabas un beso. Yo cerraba mis ojos. Entonces la tarima era arrastrada rápidamente hacia delante por una especie de motocicleta conducida por alguno de mis primos. Todo lo tenían planeado pero nosotros no lo sabíamos.

Se detenía al fondo de una especie de túnel azul. Había cuadros amarillos con signos de interrogación en las paredes iluminadas, a los lados y arriba del tunel circular. Empezaba a jugar. Tiraba los dados y alguien mas tiraba los suyos. Hacía que caminara hacia delante eligiendo entre los cuadros amarillos, los rompía con la mano y sacaba un regalo diferente, de los invitados. Eran cosas lindas, cosas que los dos deseábamos, sorpresas!  La mejor para mi era una invitación a formar parte de un equipo de jockeys en el hipódromo, con todo y caballito esperándome allá, jaja! era de alguien que me conocía bien!

Quien me iba guíando era una especie de conejo de la suerte.

Al final, el tunel llegaba a un jardin hermoso, donde ya todos me esperaban, incluyéndote a ti. Te veías tan guapo! tan contento! tan feliz! Yo echaba a correr y llegaba hasta donde estabas. Te abrazaba y te besaba y la emoción y la felicidad nos llenaba a los dos. Y asi, entre tus brazos y entre toda la gente que estaba ahi, desperté con una sonrisa enorme en mis labios.

Levanté la cabeza y te miré ahi, dormido, tranquilo. Y entonces te abracé fuerte, -tu respingaste un poquito y me preguntaste  si ya era hora- te dije que si, y te dije de nuevo que te amo. Me abrazaste otra vez, y asi entre tus brazos me di cuenta de que eso no era un sueño.

Anuncios

One thought on “Un sueño…

  1. Changuita,
    si recuerdo el abrazo.
    te amo, preciosa.

    y ya estrenaste tu caballito ? 😉

    ————

    😀 pensé que no te ibas a acordar, estabas bien dormidito!

    Y el caballito, puess… habrá q ir a buscarlo al hipódromo, no? jijiji

    Te amo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s